martes, abril 24, 2007

30 minutos

Despertarse 30 minutos antes de la hora en la que debe sonar el reloj para ir a trabajar, es un auténtico asco. Ya no recuperas el sueño, puedes dar vueltas como una peonza pensar que han pasado horas y sin embargo sólo han sido cinco miserables minutos. Así que mejor levantarse, ducharse, ritual de cremas y vestirse. Y gastar el tiempo extra en poner esta miserable post quejándome del hecho de que los niños de mis vecinos de arriba me han despertado de sopetón esta mañana dando unos gritos horribles, cosa por otro lado ya habitual...

Puede que hoy me de tiempo a desayunar en casa tranquilamente, voy a ser positiva. Incluso puede que me de por hacerme un zumo de naranja, que siempre descarto por lo que se tarda. Pero mi primer pensamiento hoy, al ver la hora en el reloj, ha sido acordarme de la boba de Eva que estaba empeñada en que Adan tomase fruta en su dieta. Si no quería fruta haberle dejado, leñe! que por su culpa nos expulsaron y tenemos que trabajar, con lo bien que ahora estaría yo en el Paraiso dormidita!

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

tienes mas razón que una santa geme wapa.

Mons (en proceso de expansión ;-pp)

8:55 a. m.  
Anonymous io said...

Yo llevo un tiempo levantandome para desayunar en condiciones, con zumito natural, tostada y vasito de leche, maja, no veas si se nota, antes iba apurada, me bebia lo que fuera de un trago y a correr.
Y me levanto a la misma hora! sera que controlo mejor el tiempo, no sé.

Pero vamos, que me apunto a lo del paraiso :P

(en breve tengo una semana de vacaciones, que será lo más parecido al paraiso que voy a tener)

10:11 a. m.  
Blogger Mak said...

Gemeeeeeeeeeee!! cómo va la expansión??? joooooo a ver si mandas email con fotooooo :P

Io, es que sabe buenísimo el desayuno tomado con tranquilidad, y zumito de naranja recien exprimido... ñam! :)

muasss para las dos!

12:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home