miércoles, agosto 25, 2004

Mis "adorables vecinos" y su descencia...

Tengo un pisito, de esos tamaño caja de cerillas, precio chalet individual, de reciente construcción, con todas las comodidades que la vida moderna de proletaria hipotecada hasta el tuétano puede ofrecerme, y la incomodidad manifiesta de que las paredes son como una hoja de papel... es decir que si usted ha comido alubias salga a aliviarse al balcón por que sus vecinos sabrán lo que está pasando en su casa, y no se creerán que esos ruidos los emite la cañeria del agua...

Ahora tengo unos nuevos vecinos justo encima mio, una pareja joven con dos detestables criaturas pequeñas, de la altura de David el gnomo y los pulmones de Maria Callas. No satisfechos con esto, son una pareja de lo más extraña que se ducha lo mismo a las cuatro de la mañana que a las 12 de la noche. Eso si limpitos al menos parece que son. Sus "detestables" niños tienen la costumbre de despertarse una horita antes de que suene mi despertador, por lo tanto lo mejor es levantarse, prepararse un café y recordar mentalmente que soy una persona civilizada y no debo subir a montar una escena (y menos con los pelos que me levanto), claro que este mantra me lo tengo que repetir varias docenas de veces para autoconverme.



Por si esto no fuera suficiente, mis vecinos de enfrente también tienen un pequeño gnomo que unos dos años que ha cogido la costumbre de salir al descansillo a berrear y pegar gritos. Pero es que los niños de hoy en día no vienen con un botón para controlarles el tono de voz?? Además el muy mamón (supongo que habrá tomado el pecho en su etapa lactante, vamos digo yo...) ha aprendido a tocar el timbre de puerta y a llamarme a gritos... sick!

Para rematar la faena, en mi bloque, que somos 12 vecinos, hay otras 4 parejas más con descencia, y cuando coincido con ellos me miran ansiosos esperando que diga algo de sus retoños... por que tienen esa manía los padres de esperar que todo el mundo vea que su bebe es el más guapo, listo, alto, rubio y no se cuantas zarandajas más que el resto de bebes de la tierra? Yo lo soluciono diciendo: que tierno... (con cara de aburrimiento y me miro las uñas luego)

Definitivamente o me mudo o voy a convertirme en la Herodes de la época moderna, aunque lo de Herodes es más la leyenda que otra cosa, por que seamos justos, en aquella época en Palestina hace 2004 años cuántos niños podía haber? Si tomamos en cuenta la mortalidad infantil de aquellos tiempos, la cantidad de población de aquella época en la que no había aglomeraciones en la Gran Via, el factor de que el objetivo eran niños varones de menos de 2 años, nos ponemos que como mucho (muchísimo), Herodes terminó con media docena de berreantes retoños... y el pobre hombre se ha llevado la fama de aniquilador de masas... si es que no hay justicia en este mundo! (por que, que yo sepa, más niños se cargo el angel extermiandor enviado por Dios a Egipto cuando quería liberar a su pueblo, pero claro como lo hizo Dios, ni Dios dice nada... todo para Herodes)

5 Comments:

Blogger Mak said...

que si, que me ha salido todo seguido, pero que no he encontrado la forma de poner puntos y aparte... que cruz! lo que me queda por investigar en este mundillo de los blogs!

12:39 p. m.  
Blogger SOSALA said...

Ella lo ha dicho, poner comentarios, paso a incordiar ... digo a comentar :)))))) claro que si no le gusta el comentario lo borra y listo jajajaja jajajajaja

No se porque dices que tus escritos no son jocosos y amenos!! lo que me he reido, lo has descrito muy bien y todos los que tenemos pisillos hemos pasado por lo mismo!!... con paredes de papel y vecinos escandalosos vivir apaciblemente en casita se hace dificil y lo de convertirte en la nueva Herodes ... uhmm por mucho que digan por ahi ... la barba no te queda nada bien :)) y tampoco me gustaria tener que volar con la Aguelaaaa para planear tu fuga ;-P

No dejes el blog!! :))))

2:05 p. m.  
Blogger Maribel said...

Jamía, cómo te comprendo! Ayer noche pensaba que éste sería un buen tema para blog, ya veo que lo has resuelto magistralmente ;)
A los niños parece que los carga el diablo, cómo pueden gritar tanto, eh? Y las madres, dónde te las dejas? "Niño, no chilles" eso le decía una anoche (con tono tranquilo anti-trauma) a su hijo en la escalera del aparcamiento. Juer con el niño, parecía un hooligan! Y yo pensando, "anda que te va a hacer caso el mamoncete..."
Lo que tú dices, que vengan para poder ponerse en modo-off! ;DD
Muaasssssssssss

2:13 p. m.  
Blogger Maribel said...

Juel, Mak me vi a volvé loca! Había puesto un comentario en Haloscan, y ya nostá! Ô_Ô
Jajajajajajaja

2:42 p. m.  
Blogger Mak said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

3:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home