martes, junio 20, 2006

Cae el sirimiri lentamente, y apenas se dibuja en la otra orilla de la ria la margen izquierda de la ciudad. Está todo gris, húmedo, tristón, como de tonos desdibujados y sin vida. Y sin embargo es un día perfecto para la melancolía, a las puertas del verano retrocedemos en el tiempo atmosférico como en un deja vu, y nos presentamos en un día cualquiera de invierno, viendo llover tras el cristal. Hoy sería un día ideal de domingo, la excusa perfecta para prolongar la estancia en la cama sin sentir remordimientos, para ser perezosa sin reproches propios ni ajenos...

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

mira que me gusta a mí ese tiempo!!!!
io

10:09 a. m.  
Anonymous Asilvess said...

Está tan bien descrito que he visto la ria ;)))

Filisssss dia , itossssssss

12:00 p. m.  
Blogger Mak said...

Io, hoy hace un día otoñal totalmente, bueno y ayer también, lo peor volver a ponerme calzado cerrado ;)

Asilves, pues se ve escasamente, que está el día como el ala de un cuervo... negrrooooooooooo

Besos niñas! :)

1:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home