lunes, mayo 14, 2007

Olores

Hay cosas en esta vida que me gusta más su olor que su sabor, obviamente hablo de comida o bebida. Me encanta el olor del café recien hecho por las mañanas, y no es por que sea especialmente cafetera, yo soy niña de Cola Cao. Ese olorcito del café que se cuela por la nariz y llega hasta nuestro cerebro, despertando el apetito y estimulando los jugos gástricos. También el olor al pan recien tostado, aunque esto si que me encanta. El olor del jarabe para la tos, aunque luego me sepa a aceite de ricino. El olor de la fruta recien cortada, aunque soy sumamente vaga para comerla con la frecuencia que debería.

Me gustaba de niña el olor del tabaco de pipa antes de encenderlo, cuando mi padre habría el bote donde tenía el picado. Luego me espantaba el olor del humo cuando lo fumaba. El olor que hay en las panaderías de pueblo, aunque luego la mitad de lo que hornean sea duro como pedrada en la cabeza.

Los olores nos transportan y nos trasmiten sensaciones y recuerdos. Unos más gratos, otros menos.

6 Comments:

Anonymous io said...

Uffffff, si hubiera un ambientador con olor a panaderia creo que triunfaria...

Eso si, no se si nuestro IMC bajaría de 300 :P

12:39 p. m.  
Blogger Mak said...

jajajajajajaja posi, sería la leche. Sabes que en algunos centros comerciales ponen ambientador con vainilla que estimula el apetito? eh??? por eso hay tanta gente siempre en mcguarris y burriasking :P

1:00 p. m.  
Anonymous sosti said...

Como soy fumadora, ando fatal de las narices, pero vivo con el "cacho perro" de mi churri, jajajajaaja, quiero decir que él es olfativo total y por eso te entiendo.
No fumo tabaco de pipa (era ya lo que me faltaba, jajaja) pero el olor de ese tabaco y también el de su humo me encanta, igual que el de de hachís, aunque tampoco lo fumo.
Otro olor que me gusta es el de pachuli, jajajaja.
Ta luego.

3:19 p. m.  
Anonymous sosti said...

se me olvidó deciros que los "calorrillos farinatos" van a Salamanca capital al Burrikín, jajajajajajaajajaja

3:21 p. m.  
Anonymous Marifle said...

Ais, cuanta razón. Hay muchas cosas que vía olfativa ganan enteros... aunque luego, cuando lo pruebas, pierde bastante. O no.

Yo soy de las de oler las cosas antes de comérmelas y como no me guste o se me haga raro, ya no lo cato. Rarita que es una! :P

Y menos mal q no has hablado de otros olores más estimulantes, pq a mí es uqe hay cosas, personas y aleaciones de estas mismas con su perfume habitual que me pierrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrden...!!!

Ains!
Eso si, en cuanto algo huele mal, rancio o a sudao me caguen tener la pitu tan desarrollada! Puaj!

6:03 p. m.  
Blogger Binche said...

El olor a bosque mojado, me encanta. Me transporta a mi niñez, a mi tierra. Y también el olor a repostería recién hecha o aún horneándose en el horno de casa, ñam!

Y odio el olor a humanidad! Con los calores que hace ya por esta época se nota aún más, podió, que la ducha diaria debería ser obligatoria!!! El otro día en un supermercado había un señor que olía tan mal, que todo el mundo le iba huyendo, hasta se lo escuché a una pareja; "no por ese pasillo ahora no, que está el señor del olor!" Juro que es verdad!!!!


Besossss

p.d. Sostiiiiiiiiiiiiiiiiii, que es de tu vida, muje?!!!!! ***************

9:39 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home