lunes, diciembre 04, 2006

Bond, Jaimito Bond

¿Cómo se convierte un agente del servicio británico al servicio de su "Graciosa" Majestad en doble cero? Recordareis que siempre dicen 007 licencia para matar... pues así, tal cual, se convierte en 00, cargándose a dos tipos nada más empezar la película, y es que para graduarse en la cerología del cargo hay que cometer dos asesinatos. Esta película pretende ser una precuela, lo cual traducido significa que nos remiten a los origenes de Bond, cuando ni bebía martini mezclado que no agitado, y cuando aún no se pasaba por la piedra todo lo que lleva bragas o vaya sin ellas. Pero no nos confundamos, Bond es Bond y liga con las chicas Bond, sino perdería toda su esencia. Aunque es menos sexual que en otras ocasiones.

No espereis ver nuevos inventos originales de Q, por que ni le mencionan, en esta ocasión no vamos a ver artilugios imposibles. Aunque Bond está bien pertrechado de la tecnología más molona del momento, que en esta ocasión corre a cargo de Sony, en su versión telefonía móvil y portátiles. El coche lo destroza la primera vez que lo coge, lástima, me hubiera venido bien para ir a la compra.

Este Bond además de teñirse de rubio, blonde power, tiene los ojos azules (que tópico, rubio de ojos azules), cara de no haber tomado el desayuno (o de que la leche estaba agria) y se ha metido más horas de gimnasio que Arnold cuando participaba en concursos de musculitos antes de ser Gobernador de California. Así que estaba vez en lugar de sacar a las chicas en bikini, le ha tocado a él salir con un bañador más pegado que el cobrador del Frac a un moroso. Este Bond no bebe todavía martini aunque descubre que es su bebida durante la película. Y atención... no se cepilla a la primera tía que se liga, esto si que es para anotarlo. Las mujeres no se caen en sus brazos nada más que hace un pestañeo, cosa también inusual por que a Sean Connery se le lanzaban en plancha.

Muy espectacular la película, con menos efectos especiales, con más lucha físicas, atentos a los primeros 15 minutos. Otros Bond ni se despeinaban, a este le dan hasta en los huevos, y es literal, los que vean la película lo comprenderán. Le pegan más que yo cuando sacudo las alfombras. ¿Cuándo se ha visto que Brosnan ensuciara una camisa siendo Bond? pues este las llena toditas de sangre, una pena para lavar luego. Otros Bond eran los amos del cotarro por que eran 007 y punto pelota, este tiene más suerte que si aciertas una primitiva de 6 más el reintegro.

En definitiva una película muy entretenida pero con un Bond que no parece Bond. Es algo raro de definir y no es que la película no sea amena y esté bien hecha, sencillamente es que es un Bond atípico y no sabemos muy bien como encajarlo.

1 Comments:

Anonymous Froy said...

De acuerdo al 100%. No se puede explicar mejor.

3:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home