viernes, marzo 03, 2006

Perlas de Café

Cuando el emperador de Brasil quiso cultivar café en su territorio, los franceses prohibieron en sus colonias la exportación de plantas y semillas. El monarca brasileño envío a su embajador Francisco de Mélho Palheta a la Guayana para intentar romper ese veto. Aunque el fracaso en la negociación fue rotundo, su encanto personal consiguió cautivar a la mujer del gobernador. Así, cuando se disponía a partir sin haber conseguido su propósito, recibió un gran ramo de flores. En su centro bien oculta y junto a una nota de la esposa del gobernador, encontró una hermosa planta de café.

3 Comments:

Anonymous Meriel said...

Que historia más bonita. Vamos para hacer una peli, jejejeje. Un besitooo.

11:36 p. m.  
Blogger Mak said...

Están bien las hitorietas de los azucarillos, ¿a qué molan??? ;-P

11:51 a. m.  
Blogger Mons said...

Me encantan tus perlas
Besitos

9:20 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home