jueves, septiembre 28, 2006

Días cruzados

Hay días que al rato de levantarnos nos damos cuenta que va a ser un mal día. Tal vez sea justo en el momento en el que cruzas la puerta de la oficina y comienza a sonar tú teléfono antes de que te hayas quitado la chaqueta. Cuando descuelgas el inventito de marras ya sabes que es un marrón. Hay diferentes tipos de marrones, pero a mi siempre me tocan los marrones "histéricos", es decir que el que está al otro lado del teléfono está histérico. Trabajo en un sector en el que la mayor parte de los que lo hacen están histéricos. Hace pocos días comentábamos una compañera y yo, que en este trabajo la gente acaba alcoholizada o ligeramente fuera de sus casillas. Yo creo que me va a tocar lo segundo, para lo primero no tengo cuajo.

Mi anterior jefe estaba completamenta alcoholizado, y el actual está más histérico que Sara Montiel cuando la pillaron casándose con el cubano aquel. Mis compañeras están desquiciadas y llevan varios días que salen llorando de la oficina. Yo tengo el pellejo un poco más duro y ya sólo lloro un par de veces al año. Eso si, noto que tengo una ansiedad terrible y que sería capaz de comerme una confitería entera yo sóla, por que la ansiedad se traduce en una ganas horribles de comer dulce hasta reventar. Tal vez sea por que en estos momentos tengo la tensión por el suelo, y noto la cabeza flotando por encima de mi cuerpo...

Cuando teneis ataques de ansiedad ¿qué os pide el cuerpo?

8 Comments:

Blogger Binche said...

Vomitar. Mi cuerpo se descompone y vomito y hasta tengo diarrea. Suena desagradable, lo sé, pero es lo que me pide el cuerpo. Soy incapaz de mantener ni comida ni bebida dentro. Y me voy calmando muy poco a poco bebiendo sorbitos muy pequeños de agua.


Bueno, te me calmas ya, bébete una tilita y al jefe histérico que le den. Ánimo.

Besos

4:07 p. m.  
Anonymous Sos said...

chocolate!!! :)))

Itossssssss

4:42 p. m.  
Anonymous Colorín said...

Un fin de semana en Mauricio te vendría bien, véte tomando nota ;-)

Ea, ea, eaaaaaaaaaa, besos y más besos para mi brujita escritoraaaaaaaaa :)

6:01 p. m.  
Blogger Mak said...

uhmmm eso te pide el cuerpo Colorín, una semanita en Mauricio por ejemplo??? :P
muassssssssssss

8:03 p. m.  
Blogger The Slayer said...

Como suele decirme mi medico "tu no ties sangre, tu ties horchata diluida en alcohol". Asi que ataques de ansiedad pocos. Si acaso cuando veo que viene una mala epoca (Spetiembre por ejemplo lo vi mu negro ya desde mediados de Agosto), apetece cama. No dormir, sino estar tumbao sin hacer na y estrangular un poco a las almohadas.

10:21 p. m.  
Blogger Mons said...

Yo he tenido ataques de ansiedad y es algo muy desagradable, la ansiedad es acumulativa geme y hay que cuidarse para que no te atrape. Desde entonces la vida la tomo de otra manera, mi piel es más impermeable y las personas que no me importan, aunque influyan en mi vida, poco a poco empiezan a no "dejar huella", aunque me ocasionen problemas, tengo "defensas". Para personas y situaciones. Algún día te contaré cositas. Mientras, respira hondo, mantén claras tus prioridades y tus objetivo, no te exijas tanto a tí misma y aunque te parezca difícil, intenta no responsabilizarte de todo lo que no funcione bien. Ains mi niña, cuidate mucho. Besossssssssss

8:41 a. m.  
Blogger Mak said...

Slay, la horchata con alcohol debe saber de pena penita pena ehhhh!!!

Monsitaaaa si yo me lo tomo con relax...pero... aaaagggggg

11:46 a. m.  
Blogger Anamen said...

Epidemia, ayer debió ser una epidemia yo también anduve superansiosa, y casi me mato. A mi lo que me pide el cuerpo es ir al cine o hacer algo que me cambie la concentración a otro sitio.

5:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home