martes, octubre 10, 2006

Retazos del recuerdo

Definitivamente no sirvo para leer de forma pausada un libro, es imposible, a menos que me resulte más tedioso que las clases de religión con Sor Laura, y no me quedó más remedio que intentar animarlas. Hubo clases realmente amenas cuando discutía con ella sobre la imposibilidad física de que dos o más cuerpos cuerpos ocupasen un mismo espacio, lo cual venía a demostrar que el Padre, el Hijo y el Espiritú Santo definitivamente no eran tres cuerpos en una misma persona, como mucho sería un problema de personalidad múltiple. Pobre Sor Laura, yo veía espumarajos en su boca. Igual que le comentaba socarronamente con mi cara de angelito inocente que si nos comiamos y bebiamos la sangre de Cristo entonces éramos caníbales en cada misa. Creo que tuve la culpa de que se le cayeran los cuatro pelos que le quedaban debajo de la toca, y que conste que no lo hacía por maldad pura y dura, es que sencillamente no comprendía esas verdades incuestionables por la Iglesia, y la pobre me respondía cuando ya no tenía más argumentos, que era un acto de Fé.

Pero yo he sido una criatura curiosa, y también un poco puñetera a que nos vamos a poner ahora a decir mentiras piadosas, y le recordaba la Inquisición, la aniquilación de Indios en América, la negación del alma de la mujer, y el servilismo al que nos sometía la Iglesia, la cantidad de veces que en nombre de Dios se había masacrado pueblos y aniquilado voluntades, y le decía que los calderos de Pepe Botero debían estar llenos de casullas. Le recordaba el voto de pobreza y como la Iglesia sin embargo hacía una ostentación obscena de riquezas mundanas. Le hablaba de la opulencia del Vaticano, de La Virgen del Pilar y sus coronas deoro y gemas preciosas, de los cálices de oro con los que emulaban el cáliz sagrado ¿cómo va un carpintero a tener un vaso de oro? le decía a la monjita y ella abría mucho sus ojos creyendo ver al diablo reencarnado. Me decía que su misión como buena cristiana era convertir a una atea como yo, y yo le respondía: no hermana, no, si yo no me niego a creer en Dios, me niego a dar crédito a la Iglesia...

La clase asistía a estas batallas dialécticas con un estupor diverso, unas se animaban y unían a mis demandas, y otras se sentían horripiladas por mi audacia. Reconozco que la mayoría de las niñas de mi edad, no tenían la más mínima inquietud por todo lo que a mi me rondaba en la cabeza., pero es que ellas estaban metidas en la vorágine de la tontería preadolescente con el sexo opuesto, y sin embargo lo que yo deseaba era llegar a casa, y apurar el par de horas de soledad que tenía para usar la biblioteca paterna y leer libros que se escapan a mi edad, por supuesto en el más absoluto secreto. Y lo peor de todo era que no tenía con quien comentar todo aquel maravilloso mundo que me llegaba a través de la lectura ya que mis compañeras de clase eran lógicamente infantiles, y mis padres hubieran puesto el grito en el cielo de saber que andaba leyendo sus libros colocados en lo más alto de las estanterías. Años después sigo igual, devorando los libros que caen en mis manos y que me atrapan en las primeras páginas. Me gustan aquellos que me transportan a cosas que no conozco, a tiempos, lugares y aventuras remotas. Desde libros puramente históricos hasta novelas negras, o historias de miedo, escritoras o escritores, me es indiferente, lo que me engancha es el contenido, las palabras que sueltas no significan nada y unidas crean hermosos párrafos llenos de sentido.

16 Comments:

Anonymous Anónimo said...

qué quieres que te diga yo!
sabes que este es mi punto debil :)
io

10:10 a. m.  
Blogger Mons said...

jaaaaaajajjajajaa ya apuntabas maneras bruji! jajajajaj me imagino la cara de la monjita cada vez que te viera, seguro que te esperaba en clase con un crucifijo en la mano y tirándote agua bendita en la cara.
;-ppp
Besos preciosa, que cantidad de post me he perdido en un par de días jamia, no me da tiempo.

10:27 a. m.  
Blogger Mak said...

jejejej Io, sip, se en que se te va el sueldo, en llenar las Billy de libritos :P

Monsssssss, sip, lo reconozco, pero es que era tan cándida Sor Laura, se tenía aprendida la cantinela de memoria y la pobre mujer no conocía argumentos para combatir a las hordas de malas cristianas como yo :P


muassss pa las dos!

10:47 a. m.  
Anonymous fle said...

Jodo, tan pequeña y con tantos conocimientos ya???? Qué tia. Yo es que no hice religión nunca, era siempre de Ética. Aunque una vez en esas clases nos dieron cuatro pinceladas sobre la religión y demás, para que lucháramos contra el enemigo a base de conocerlo.
Desde ese día soy igual de atea pero estoy más asquedada si cabe con toda la parafernalia Eclesiástica.
Envidio a los que tienen esa fe ciega que de todo les cura, que les ayuda tanto en los momentos más difíciles, pero de ahí a creer toda la paparruchada que sueltan los curas ejerciendo de voz del supremo (de jamón y queso) en la tierra... por favor, pero si ellos son los peores!!!!!!

En fin, tema peliagudo, de todas formas.
En cuanto a los libros, me pasa un poco lo mismo, como uno me enganche, le dan por saco a todo, h asta que no me lo acabo, no paro. Suerte que leo rápido! :P

besos, guapa!

11:00 a. m.  
Blogger Mak said...

jajaja pero cuántos años te piensas que tenía?? tenía 14 cuando me enfrentaba a Sor Laura, pero comparada con las criaturas de hoy era una niña por que no pensaba en ir pintada como una puerta, ni en ponerme minifaldas, y todavía los chicos me eran indiferentes, yo me subía a los árboles, leía todo lo que caía en mis manos y era feliz como una lombriz :P desconocía la carne y sus pecados jajajajajaja yo creo que ahora una niña de 14 me podría hasta enseñar algo! que jodías!

11:11 a. m.  
Anonymous Sosi said...

uhmmm veamos, arooooo asi lo recuerdas también, esto paso el año pasado nu? si ahora tienes ... 15 ;-P

Pobre Sor Laura jajajaja sin respuestas para tantas preguntas

11:17 a. m.  
Blogger Mak said...

jajajajajajajajaja aysssss Sosi, pobre si, casi me daba pensa cuando la miraba con mis ojillos entrecerrados saboreando la réplica que iba a darla! jajajajajajajajajajajaja creo que definitivamente estoy condenada al infierno! :P

11:24 a. m.  
Anonymous Sosi said...

no me lo creo!! jajajaja reconócelo te divertía ;)))

ahhh pero hay infierno?? ;-P

11:29 a. m.  
Blogger Mak said...

mea culpa, meaaaa culpaaaa, jajaja y luego le contaba a mi padre y él que es maloooo maloooooo con el tema iglesia se moría de la risa y me animaba... jajajajajajajaja :P

Esto no quiere decir que no vea también el lado bueno, esa gente que está de misiones en zonas muy pobres y que realmente hacen el bien, o muchos curas de pueblo que ayudan a la gente, o en zonas deprimidas de nuestro país, yo con quien me meto es con la Iglesia en mayúsculas, y sus enseñanzas peregrinas... que conste.

11:39 a. m.  
Anonymous Sosi said...

jajajaja papi comprensivo

La Iglesia no deja de ser una gran empresa, con su manager general, equipo directivo y empleados, el mensaje original y el único válido se perdió desde el incio cuando decidieron que lo importante era tener poder y control, estoy en contra de toda esa parafernalia que se han inventado, solo una pequeña parte de esa "empresa" entiende el verdadero significado de la "religión"

11:51 a. m.  
Blogger Fray Barriga said...

Si yo hubiera sido tu profe de religión otro gallo te cantaría.....

12:10 p. m.  
Blogger Mak said...

Ayyy Fray no te creas que nunca la insulté ehhh, noo, mis padres me enseñaron educación, simplemente la ponía en bretes que la pobre no sabía torear, tenía ella una fé ciega, pero tal vez por eso mismo, muy poca solvencia cuando le preguntábamos dudas y no asumiamos las enseñanzas religiosas como verdades universales :P

12:22 p. m.  
Anonymous Tabi said...

Aysss, yo nunca hice religión... será por eso que a los 14 ya pensaba en chicos? jajaja ... también leía ein! pero más tipo Agatha Christie y novelitas de misterio.

12:43 p. m.  
Blogger Binche said...

La iglesia tiene sus cosas malas y buenas, como todo.

Yo también me engancho a los libros, me tengo que moderar yo sola para no pasarme horas y horas leyendo. Pero el Churri me dice que salgo muy cara, y me he propuesto no leer más de 2 horitas al día, jaja! Aún así soy una lectora rápida, vamos, que leo rápido, no como otros que tienen que releer porque no se enteran de lo que acaban de tragar, y así estamos: novelas de 800 páginas en menos de una semana. ¡Si ejque no pué serrr!

Pa enganchá yo, que estoy con la saga "viajera" de Diana Gabaldon, esperando que mi sobrina me traiga de vuelta de Madrid el nº 4. Ya sé que lo he dicho ya un montón de veces, pero es que están muy bien de verdad!

Besos

1:30 p. m.  
Blogger The Slayer said...

Yo no consegui aprobar la religion correctamente hasta que me echaron del colegio de monjas (8º de EGB, que ya empece en el colegio nuevo), siempre me la llevaba de premio a septiembre o al curso siguiente. Supongo que lo de tocapelotas a mi me venia de serie cual aire acondicionado en coche de gama alta.
Eso si, tengo que agradecerle a las monjas su pequeña biblioteca, en la que al fulminar simpre los libros "de mi edad" antes de la mitad del curso se me permitia el acceso a cosillas apra mas mayores. A ellas las cansaba bastante cambiarme la ficha de la biblioteca cada dos por tres (solo tenia espacio para 20 libros), pero como mientras leia no cuestionaba nada al final lo agradecian bastante...

2:57 p. m.  
Blogger Mak said...

jejejeje Binchita, cuando eres una preadolescente en colegio de monjas no les ves el lado bueno por ningún sitio :P Yo también leo rápido, creo a veces, que me pierdo parte de la historia del ansia con el cojo los libros! tomo nota de los libritos de Diana Gabaldón, tomo nota :)

Slayer en colegio de monjassssss jarllllllllll no te hacía yo ehhhh! lo malo de la biblioteca de las monjas en mi cole era que no te dejaban llevar los libros a casa, tenías que quedarte una hora más como actividad extra escolar, y la mayoría de los libros eran vidas de santos, agggg :S

4:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home